Síguenos

01500_l.jpg


Solo quien ha intentado tomarle la temperatura a un niño sabe cuan difícil es esto. Casi una misión imposible. Pero ahora, con el Kidz-Med Thermofocus, todo será diferente.

Es que este termómetro no es invasivo, ni siquiera debe tocar el cuerpo del enfermo ya que utiliza tecnología infraroja para averiguar que temperatura tiene la persona. Así, con solo acercarlo a la frente, la axila o el ombligo es suficiente como para que la información aparezca en la pequeña pantalla LED del termómetro, ya sea en grados Fahrenheit o Celsius.

Sin contacto, higiénico y exacto. Ideal no solo para utilizar con niños sino con cualquier enfermo, aún cuando duerma. El precio del producto es de 67 euros.

Vía | Coolest Gadget
Más información |

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario